Movilidad sostenible y renting: una alianza para el futuro

Hace poco más de un año, en octubre de 2022, conocíamos que la Unión Europea había acordado que en 2035 quedaría prohibida la venta de vehículos nuevos con motor de combustión en todo el territorio comunitario, con el objetivo de reforzar su compromiso con la reducción de emisiones de CO 2 . La UE buscaba así contener las emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 55% para 2030, comparados con los niveles de 1990 y lograr así la neutralidad climática en 2050. Recientemente ese objetivo se ha precisado, ahora se pretende conseguir un recorte de las emisiones del 45% para los nuevos vehículos, que aumentará en 2035 al 65% y al 90% en 2040. Este no es si no otro paso más en la llamada transición ecológica.

movilidad sostenible[Foto de Cindy Shebley en Pexels]

España, como estado miembro, no es ajena a esta situación y ya se aplican políticas que avanzan en esta línea, como la Ley de Movilidad Sostenible, la adopción de Zonas de Bajas de Emisiones (ZBE), o líneas de financiación y ayudas como, por ejemplo, el Plan Moves, de la que su tercera convocatoria ha sido ampliada hasta el 31 de julio de 2024 y todavía quedan 290 millones de euros en ayudas a los que se puede acceder. Estos fondos facilitan la transición hacia una movilidad más eficiente y limpia, ya sea para la compra de un vehículo o para contratar un servicio de renting. Dado que el transporte es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero generados en España y Europa, es, por lo tanto, uno de los sectores que debe liderar este cambio.

La transición hacia una movilidad más sostenible requiere de un abordaje integral, amplio y complejo, y una de las vías para conseguirlo pasa, sin duda, por promover que los vehículos eléctricos formen parte del ecosistema de nuestras ciudades. Sin embargo, todavía existen grandes barreras para su penetración. Una serie de obstáculos y desafíos que se repiten de forma recurrente, como su coste o la escasez de puntos de recarga, entre otros, algo para lo que el renting puede ser un facilitador. Según las conclusiones de la última Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles, promovida por el Foro de Movilidad de Alphabet, compañía de gestión de flotas y movilidad corporativa, los principales impedimentos para su compra van en esta línea: la mayoría de los españoles reconocen que el coste de adquisición le supone un freno (un 61%), además de aquellos que se ven limitados por la escasa red de recarga (51%) o la autonomía (48%).

Centrándonos en la principal barrera, el coste, y con un contexto económico poco favorable, con la inflación y los tipos de interés en máximos históricos y la capacidad de ahorro de las familias en continua merma. En esta situación 60% de los españoles no estaría dispuesto a pagar el sobrecoste de un vehículo eléctrico frente a uno de combustión, según el citado estudio.
Si hablamos del siguiente obstáculo, la red de carga, este verano conocíamos que en el año 2030 las carreteras nacionales de cada país miembro de la Unión Europea deberían tener un punto de recarga público, al menos de 400 kW, cada 60 kilómetros. Esto supone todo un reto en un país como España donde, según datos de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica), actualmente hay 27.420 puntos de recarga, de los cuales solo 2.056 son considerados como ultra-rápidos. Aunque en 2022 eran 1.293, lo que supone un incremento de casi el 60%. Esta cifra todavía se sitúa lejos del objetivo fijado de llegar a los 45.000 puntos de recarga a final de este año. No obstante, es innegable que todos los actores están poniendo de su parte a la hora de facilitar estos cambios en la movilidad de las personas.

En este contexto, el renting juega un papel clave como impulsor de una movilidad más responsable, limpia y eficiente; facilita la accesibilidad y ofrece en una única cuota la posibilidad de probar la movilidad sostenible. En Alphabet, estamos convencidos del importante rol que jugamos en esta transición. Por ello, nuestro compromiso va mucho más allá. Ofrecemos a nuestros clientes un servicio de acompañamiento integral en la transición hacia la movilidad sostenible, poniendo a su disposición una completa oferta de servicios de consultoría y productos flexibles orientados y adaptados a sus necesidades. De esta forma, comprobar las ventajas del renting de vehículos eléctricos es sencillo; reducción de los costes operativos, ya que en la cuota se incluye el seguro y el mantenimiento, reducción de las emisiones de CO 2 , mayor flexibilidad y comodidad.

[Foto de Andrea Piacquadio en Pexels]

El renting es, por lo tanto, una gran puerta de entrada hacia la movilidad eléctrica y en Alphabet somos el aliado indicado para iniciar esta aventura, porque nuestra filosofía parte de ofrecer el mejor servicio al cliente y de la responsabilidad de impulsar la movilidad sostenible.

Alicia Gálvez, directora Comercial y de Marketing en Alphabet desde septiembre de 2015

The Reason Behind en colaboración con la Asociación de Empresas por la Movilidad Sostenible

Comparte