¿Cómo dar color y vida a tu hogar durante el invierno?

Comienza el frío y con él llega la vivacidad rojiza de las flores de pascuas. Reconocemos las estaciones según la botánica que trae cada una. En primavera renacemos con las tonalidades brillantes y en otoño nos oscurecemos junto a la dureza de las hojas tostadas. Sin embargo, hay flores que nos despiertan desde su belleza, incluso durante el invierno. Necesitamos esas flores en casa.

Beneficios de tener plantas en el hogar

Mantener un espacio lleno de vida botánica no se reduce a un placer estético. Crear y vivir en un espacio donde haya plantas aumenta la calidad del aire y de relajación del lugar. Es más, mantener plantas en casa puede, incluso, mejorar la calidad de sueño y de concentración de los que la viven.

Comprar y cuidar plantas no tiene por qué ser una tarea exclusiva de la primavera. Te recomendamos tres flores que puedes comprar en las temporadas más frías para añadir calidez y color a tu hogar.

1. La camelia
Es una flor invernal que mantiene un color alegre. Estas flores son de sencillo cuidado y huelen de maravilla. Es ideal para añadir calidez a la casa durante las temporadas más frías.

2. La amarilis
Es una flor curiosa. Tiene los tallos largos y anchos. Puede funcionar perfectamente para decorar espacios grandes, por su longitud. También tiene cualidades coloridas. El invierno y la amarilis se llevan muy bien, pues es una flor propia de la temporada.

3. La prímula
Es una flor que no necesita del invierno para existir. Sin embargo, vive excelentemente en las temporadas frías. Es súper colorida. Pueden ser amarillas, blancas, rosadas y violetas. Esta flor se puede poner en una maceta pero, ¡Atención! Requiere de un poquito de sol para subsistir.

Estas tres opciones son solo algunas de las que puedes conseguir en tu floristería más cercana para añadir armonía al hogar en las temporadas en que pasamos más tiempo cobijados en casa.

Recordemos que las flores de invierno son más variadas que las tradicionales pascuas que tanto nos gustan. Cuidar el hogar, incluso en el frío, es una forma de cuidarse a uno mismo.

Redacción The Reason Behind

Comparte