El viajero de Trip-drop lleva dos maletas, una para dar y otra para recibir

Trip-Drop

¿Te gustaría añadir alguna actividad a tu próximo viaje que suponga un impacto positivo en el lugar? Trip-drop tiene la clave.

Viajar para conocer mundo es una razón tan válida como cualquier otra, pero lo que marca la diferencia de los lugares que visitamos son las personas que viven allí. Si lo pensamos bien, el valor de los paisajes y ciudades por las que hacemos turismo viene de la gente, de las personas que con sus características y cultura propias, dan riqueza a nuestros destinos.

Sin ellas, nada sería posible. Pero ¿cómo podemos hacer para devolver a esos lugares un poco de lo que nos dan? 

Trip[Fotografía de Timo Stern en Unplash]

Trip-drop pone en contacto a viajeros que visitan algunos lugares con las necesidades de esos lugares de destino. 

En 2009 creamos la web que nos habría gustado consultar nosotros antes de cada viaje.

Desde entonces han sumado ideas y colaboraciones con gente de todo tipo. Su intención es la de “hacer un corcho universal de necesidades que recoja dónde, cómo y a quién ayudar mientras viajamos”. 

El creador de esta plataforma es Daniel Losada Casanova, un fotógrafo y diseñador de viajes que en un momento dado ideó Trip-drop como un extra a su trabajo para darle sentido pleno a su vida.

Daniel Losada Trip Drop[Fotografía de Daniel Losada Casanova]

Trip-drop te da dos posibilidades

Por un lado, una herramienta para buscar colectivos con los que colaborar y aportar al lugar al que viajas. Están ya en más de 60 países, y sus beneficiados se cuentan por miles. 

Y, por otro, la colaboración con otros viajeros, por lo que puedes buscar por ti mismo los colectivos en los que ayudar para luego subirlo a Trip-drop y que así vaya creciendo la lista de los lugares en los que hay algo que aportar, cada vez en lugares más variados.

trip-drop[Fotografía de Trip-drop]

Quién puede solicitar ayuda 

Cualquier colectivo como escuelas, orfanatos u ONGs que lo necesiten. También viajeros que detecten necesidades en centros que encuentren en sus viajes. 

La carencia que intentan solucionar debe ser siempre material o de servicios, es decir, que se puede pedir cualquier cosa menos dinero. Por ejemplo, la ayuda puede ser desde comida, material escolar, ladrillos o medicinas, hasta voluntariado y talleres. 

El proceso para hacer la solicitud es muy sencillo: basta con rellenar un formulario y esperar a que Trip-drop contacte con el proyecto para darle la bienvenida y publicarles.

viajar juntos[Fotografía de Austin Kehmeier para Unsplash]

Para los viajeros que estén en busca de aventuras y quieran ayudar a los demás 

El primer paso antes de todo es saber detectar las necesidades, de forma que si el viajero ve una escuela o un centro en donde parezca que haga falta ayuda, puede entrar y tomar nota de sus necesidades, su dirección, un contacto y fotos. Después mandará esa información a Trip-drop para que la publiquen y otros viajeros puedan ayudar gracias a ese colaborador.

También puedes entregar ayuda directamente. Buscando el destino al que viajas, podrás ver qué proyectos existen allí y qué se necesita. 

Como consejo, es mejor comprar los materiales que necesites en el mismo lugar al que viajas para no cargar con ellos, evitar aduanas y mejorar, como consecuencia, la economía local.

aprender trip drop[Foto de Nikhita S en Unsplash]

Experiencias

En la propia web, por si fuera poco, tienen una sección de noticias en la que publican algunas experiencias en diferentes colegios y asociaciones del mundo. 

Por ejemplo, hay proyectos tan curiosos como uno dedicado a personas con albinismo cerca del lago Victoria, en Tanzania. Es común que, debido a la falta de melanina, los niños con esta condición sufran de baja visión y que no puedan leer correctamente. 

Unos viajeros, gracias a la recolección de dinero entre amigos y familiares en Madrid, compraron folios-lupa, unas lupas rígidas de tamaño folio para facilitarles la lectura. Se fueron a la aventura, y en una clínica para niños con albinismo, entregaron el material y pudieron dar formación a las familias sobre la condición del albinismo.

tanzania trip-drop[Foto de Santiago Gómez en Unsplash]

La maleta de Carla

Contar la experiencia, mandando fotos o vídeos de la visita para que puedan ser publicadas en la web y en las redes sociales de Trip-drop tiene el propósito de animar a más personas o, como ellos mismos dicen, contagiar a otros viajeros.

Para ello cuentan también con una herramienta de gran alcance: el pódcast La maleta de Carla, en el que la periodista Carla Llamas, embajadora del proyecto allá donde va y la cara detrás de las redes de Facebook y Twitter de Trip-drop, cuenta cómo se puede viajar y ayudar, de qué manera nació el proyecto y cómo funciona. 

El contenido, además, comprende entrevistas semanales a personas relacionadas con el mundo de los viajes y la sostenibilidad, hablando de turismo responsable.

Carla Llamas[Fotografía de Carla Llamas]

Trip-drop, con el proyecto que desarrollan, invitan a que, aprovechando un viaje por negocios o por placer, el viajero haga una pequeña parada para darse un poco a los demás y de esa manera viajar de manera sostenible con dos sacos: “uno para dar y otro para recibir”. Y tú, ¿a qué esperas?

Redacción The Reason Behind

Comparte
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email