La sostenibilidad como ejes centrales para cualquier festival

Llega el verano. Ya se empiezan a notar la subida de temperatura, el olor a protector solar y las ganas de vacaciones. Y con todo ello, inicia la temporada de festivales. Probablemente te vengan a la cabeza festivales como el Primavera Sound, el BBK Live, el Sónar o el Mad Cool.

Los festivales, pequeños o grandes, generan un gran impacto en la localidad donde se celebran. Impacto positivo en cuanto a la generación de ingresos y de empleo, pero también negativos en cuanto a la masificación turística de una zona, la gran generación de residuos, la contaminación aérea y acústica y la falta, en muchas ocasiones, de una mirada inclusiva e igualitaria.

Según un estudio publicado en 2010 en Reino Unido, se calcula que cada persona emite aproximadamente 5 kilos de CO2 en un festival pequeño. Cifra que se multiplica por 5 en el caso de los macrofestivales.

¿Conoces algún festival que apuesta por la sostenibilidad?

Desde un punto de vista más social, una situación con la que se encuentran miles de personas es la falta de accesibilidad de los festivales. Y con accesibilidad, no hablamos únicamente de accesibilidad física, sino también cognitiva o sensorial (visual, auditiva, etc.). Esto puede repercutir en la propia experiencia del festival, pero también en aspectos relacionados con la seguridad de la misma.

Por todo ello, sea cual sea tu estilo de música, hoy te traigo una selección de festivales que se celebran en nuestro país, pero que además integran criterios de sostenibilidad.

Empezamos con el Sinsal SON Estrella Galicia 2023 celebrado en la Isla de San Simón (Vigo) los días 21, 22 y 23 de julio. Este festival se caracteriza por el paraje único y natural en el cual se celebra, el secretismo de su cartel y su estrategia de sostenibilidad que busca “conseguir un evento próximo, participativo, social, horizontal, abierto, educativo, respetuoso con las personas, respetuoso con el medio ambiente, que vele por la conservación y promoción del patrimonio natural y por la conservación y promoción del patrimonio cultural”. Este festival promueve numerosas líneas de acción en pro de la sostenibilidad y una cultura regenerativa que recogen en su estrategia y en su memoria de sostenibilidad. Entre otras acciones, fomentan la presencia de mujeres en el staff y en el cartel artístico, promueven el consumo de productos locales y ecológicos, apuestan por la reutilización y el reciclaje, además de promover actividades paralelas al festival con el fin de concienciar y sensibilizar en temas como la economía circular.

Sinsal Son Festival. Foto obtenida de la web

También en julio, pero a mediados, se celebra el festival PortAmérica en Pontevedra. Este festival se basa en el modelo de economía circular y trabajan la sostenibilidad desde dos líneas de acción, el entorno local y el medioambiente natural. Ellos se definen como “festival sostenible, accesible” en el que promueven “la diversidad y el respeto al medio ambiente y a todas las personas”. En su página web tienen un apartado dedicado a la sostenibilidad en el que, en un ejercicio de compromiso y transparencia, comparten datos y cifras concretos sobre sus acciones como la compensación de más de 53 toneladas de CO2 o los más de 100 000 metros cuadrados plantados con cobertura vegetal.

Seguimos de festival en festival

En el mes de agosto, Almería acogerá el festival Cooltural fest. Un festival de música indie rock que se define como el festival más inclusivo de Europa. Sin tan siquiera llegar al festival, su propia página web ya está diseñada y creada con criterios de accesibilidad con el fin de facilitar su uso para todas las personas. Desde ella, cualquier persona que lo necesite puede solicitar distintos recursos que le permitan disfrutar del festival. Un ejemplo de ello son las mochilas vibratorias, los bucles magnéticos o la interpretación en lengua de signos, entre otros. Desde luego, una opción de 10 para promover la inclusión de todos.

Web de Cooltural Fest

También en agosto tendrá lugar el Rototom Sunsplash, un festival de reggae que se celebra en Benicàssim. Este festival también está planteado con numerosos criterios de sostenibilidad social y medioambiental. Ejemplo de ello son la colocación de puntos de agua potable, el uso de alimentos ecológicos en sus bares y restaurantes, disponer de una plataforma para personas con movilidad reducida frente al escenario principal, tener un respect point para que cualquier persona pueda denunciar situaciones de acoso o vulneración de derechos, atender a distintas dietas alimentarias ofreciendo alimentos sin gluten o veganos, u ofrecer un espacio de cocina colectiva en el camping. Además de todo lo que hacen desde la propia organización y ecodiseño del festival como la reutilización del agua, la plantación de árboles, la iluminación o la movilidad sostenible.

Seguimos en el mismo mes estival con el BioRitme festival. Es un festival de música alternativa que tiene lugar en Osona (Barcelona) y que promueve desde su diseño y concepción su compromiso no solo con la sostenibilidad, sino con impulsar una concienciación y un impacto positivo. El lugar escogido busca no solo ofrecer un marco incomparable, sino promover la responsabilidad individual a la hora de proteger el entorno. Asimismo, todos los productos que se ofrecen se rigen por ser de ecológicos y de proximidad. Finalmente, este festival es también un evento que busca despertar conciencias a través de charlas con colectivos e invitados que ofrecen su visión sobre problemáticas de actualidad, así como a través de talleres y otras actividades.

BioRitme Festival. Foto obtenida de la web

Como extra te comparto el festival Sonidos Líquidos que suele celebrarse en el mes de junio en la isla de Lanzarote. Este año fue galardonado en dos categorías por AGF (A Greener Future) una organización sin ánimo de lucro que ayuda a organizaciones, eventos, festivales y venues, a ser más sostenibles y reducir su impacto medioambiental. Sonidos Líquidos es un festival que destaca por el entorno natural en el que se celebra, así como por las prácticas sostenibles y regenerativas que promueven.  En su web comparten su compromiso medioambiental, social y de buena gobernanza, entre los cuales destacan prácticas como el apoyo a proyectos locales artísticos elaborados a partir de residuos, la formación del personal en materia de sostenibilidad o la estrategia alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la Agenda 2030. De hecho, disponen hasta de su propia memoria de sostenibilidad con el fin de ser transparentes en todo el desarrollo e implementación de su estrategia.

Una mirada más sostenible

Y hasta aquí esta lista festivales nacionales con mirada sostenible y de impacto positivo. He decidido destacar algunos de ellos por ser quizás menos conocidos, aunque existen muchos más ejemplos de buenas prácticas. Cada vez son más los festivales y macro eventos que promueven esta perspectiva sostenible e incluso van más allá apostando por un modelo regenerativo que no solo busca reducir el impacto negativo, sino promover acciones positivas que buscan restablecer o mejorar una casuística concreta del destino en el que se celebra dicho evento. Es lo que algunos conocemos o definimos como proyectos de legado. ¡Y cuidado! Hablamos de legado como una acción adicional que contribuye de forma positiva a medio y largo plazo, no únicamente de un impacto directo como puede ser la generación de ingresos y empleo en la sociedad o acciones de compensación de un daño ya causado como las emisiones de CO2 generadas por el propio festival o evento.

Eso sí, recuerda que hay festivales muy sostenibles en cuanto al hecho de que son diseñados con una mirada que promueve la protección del medioambiente y la inclusión de todas las personas, pero otro de los grandes pilares para impulsar esta mirada en los festivales proviene de la propia actitud y comportamiento de los asistentes. Tú tienes la capacidad de contribuir a todo ello de forma positiva así súmate al cambio que cada acción, por pequeña que parezca, suma 🙂

Go sustainable or go home!

Naiara R. Arrillaga

Experta en turismo sostenible Co-fundadora de GenÉthico

Comparte