La importancia de descansar, 5 trucos para desconectar tu mente a lo largo del día

Deberíamos pasar un tercio de nuestra vida durmiendo. Suena casi a pérdida de tiempo en esta sociedad frenética y sobre exposición a luz artificial en la que nos movemos, pero conseguir desconectar tu mente, llega a ser vital incluso para la supervivencia. 

El sueño le da al cerebro un descanso y le permite sobreponerse. Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera del gasto energético del día, se reinicia y mejora la memoria, el sistema inmune se fortalece, la presión sanguínea baja y la inflamación se reduce.

Incluso la concentración y la capacidad mental mejoran. 

Desconectar tu mente

Lo cierto es que estamos mal sincronizados con respecto a nuestra biología. Nuestros horarios laborales, sociales y culturales no se corresponden con nuestro reloj biológico, y las consecuencias de la falta de descanso y de la privación de sueño de calidad son muy serias para nuestra salud. 

“Dormir es una función fisiológica esencial. Durante el sueño se produce todo un proceso de limpieza de nuestro cerebro. Es cuando consolidamos la memoria y el aprendizaje y se equilibra nuestro sistema nervioso, por ejemplo, para tener una buena salud mental.

Por la noche crecemos y se regeneran los tejidos, porque es el momento en el que segregamos mayor cantidad de hormona de crecimiento y se fortalece la respuesta inmune del organismo”. 

Jana Fernández, autora del libro “Aprende a descansar”

Cuando hablamos de desconectar tu mente o de descansar, no solo hablamos de dormir. Existen varios tipos de descanso que están relacionados con el déficit de energía.

En The Reason Behind nos centraremos hoy en uno de estos tipos: el descanso mental.

Los descansos mentales breves logran desconectar tu mente y proporcionan grandes beneficios ya que disminuyen el estrés y mejoran la concentración y la productividad. 

Desconectar tu mente

Descansa cada 50 min durante tu jornada laboral

Tomar un descanso hará que la mente se relaje y que se recargue de energía gracias a la distracción de una tarea concreta.

Tras 50 minutos seguidos de trabajo empieza a caer la concentración. Ese es el motivo de que sea conveniente levantarse de la silla y pasear, incluso hacer algún estiramiento, porque nuestro cuerpo no está hecho para estar tanto tiempo sentado.

Este pequeño break, a ser posible de unos 10 minutos por cada hora, aumentará tu concentración y por consiguiente, tu productividad.

Una buena manera de poner en práctica esto es empezar mediante la técnica Pomodoro, un método para mejorar la administración del tiempo que le dedicas a una actividad concreta.

Fue creado por el ingeniero informático Francesco Cirillo a finales de la década de 1980 y se basa en usar un temporizador para dividir el tiempo en intervalos fijos a los que ha llamado pomodoros. De manera que durante 25 minutos estés totalmente concentrado en una actividad concreta y, seguidamente, tomes 5 minutos de descanso.

“El objetivo de la Técnica Pomodoro consiste en proporcionar una herramienta o sistema simple para mejorar la productividad (la tuya y la de tu equipo)”. 

Francesco Cirillo

 

 

Dar un paseo al aire libre

De camino a la oficina, o al salir de ella, un paseo puede mejorar la memoria a corto plazo porque ayuda a la concentración. 

Pasear al aire libre mejora tu enfoque y por tanto aumenta la creatividad.

Interactuar con la naturaleza da al cerebro otro foco, un descanso de la sobreestimulación a la que está sometido a diario, lo que tiene un efecto reparador en los niveles de atención.

Desconectar tu mente

Tener a mano una libreta en la que apuntar ideas, pensamientos o tareas 

Es un ejercicio muy bueno para descargar el cerebro. Cada vez que te viene un pensamiento a la cabeza que quieres retener, tu cerebro lucha con ello para no olvidarlo.

Sin embargo, si tienes a mano un pequeño cuaderno en que apuntar esa idea y liberar así tu cabeza de la tarea de recordarlo, le otorga un gran alivio que favorece el descanso mental y evita aumentar un estrés innecesario.Desconectar tu mente

Apagar el teléfono móvil por las noches

¿Tiene riesgos dormir con el móvil encendido? Para nuestro descanso sí. 

El problema principal viene de la pantalla, y no solo del móvil, sino de todos los dispositivos, por la luz azul que emiten. Su luminiscencia interfiere con el descanso del cerebro y reduce la melatonina, nuestra hormona reguladora del sueño. 

Además, prolonga el tiempo que tardamos en dormirnos. Retrasa el sueño en fase REM ya que aumenta nuestro estado de alerta, al contrario de como debería ser por las noches. El sueño REM representa el 25% del ciclo del sueño y ocurre entre 70 y 90 minutos después de dormirnos. Es en esta fase en la que el cerebro y el organismo se energizan.

Comparte
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email