Aromaterapia, el poder curativo de las velas

En la vida hay cosas que no se ven, pero se sienten intensamente, como el viento o la tranquilidad. Los olores también tienen la capacidad de evocar sentimientos y transportarnos a momentos definitivos de nuestra memoria. 

Imaginamos el olor del mar y soñamos con la calidez que puede producir el olor a café en las mañanas. El sentido del olfato nos aporta un aire de bienestar, que tal vez ningún otro sentido pueda alcanzar. Por eso las velas pueden ser el vehículo de paz en un hogar. 

Los aromas pueden servir como remedio para la ansiedad. Por ejemplo, el aceite esencial de manzanilla aumenta la relajación y puede mejorar la salud de personas con hipertensión. Se ha visto un aumento de consumo en las esencias naturales y los aceites corporales porque ha renacido en Europa el fenómeno de la aromaterapia. 

¿Qué es la aromaterapia?

La aromaterapia es una práctica de medicina alternativa en la que se mezclan aceites esenciales para manejar el estrés y el balance corporal y mental de los individuos. 

¿Cómo esto es posible? 

Pensemos en el momento en que nos detenemos a oler una flor que nos encontramos en el paseo. Al detenernos a oler la flor nos vemos obligados a hacer una pausa, cerrar los ojos y respirar. El flujo de la respiración que provocan los olores agradables mejora nuestra circulación y, a su vez, nuestro bienestar.

Hay pocos placeres en la vida que se asimilen al de prender una vela luego de un día largo. Te recomendamos tres olores que no pueden faltar en tu hogar y seguro mejorarán tu flujo respiratorio: 

Lavanda 

Este es uno de los olores más empleados en la aromaterapia por sus cualidades beneficiosas para la salud. Las propiedades de la lavanda mejoran la calidad del sueño, alivia el dolor de cabeza, calma el estrés y relaja la tensión.  

Sándalo

En la antigüedad oriental esta planta era considerada sagrada por sus propiedades curativas. El sándalo estimula la claridad mental, ayuda a superar el insomnio y favorece la relajación.

Canela

Este es un olor peculiar que podemos encontrar en muchas velas aromáticas. Las velas de canela son antioxidantes, antifúngicas e incluso anticancerígenas. 

Como animales sensibles necesitamos de los sentidos. El olfato es una vía de acceso a aquello que somos. Las velas no solo mejoran nuestro bienestar, sino que también hacen de nuestro hogar un espacio más acogedor. 

Redacción The Reason Behind

Comparte