¡Alerta! ¿Microplásticos en los bañadores?

Microplásticos

Seguro que has oído hablar de los microplásticos, ¿y quién no? Pero, ¿sabes qué son? ¿y que puede haber microplásticos en tu bañador? 

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico, menores de 5 milímetros de diámetro, que provienen de la descomposición de productos plásticos más grandes, la abrasión de objetos de plástico, la liberación de microfibras de prendas de vestir sintéticas, como principales fuentes. Entre estas fuentes está la liberación de microplásticos que provienen de los bañadores.

Estos microplásticos pueden acumularse en los ecosistemas acuáticos. Esto que supone una grave amenaza para la vida marina y puede llegar a introducirse en nuestra cadena alimentaria. Aunque la atención se ha centrado en los plásticos de un solo uso, como botellas y bolsas, también hay que hablar del impacto de la industria textil y ahora que llega el verano, hay otro culpable que a menudo pasa desapercibido: hay microplásticos en los bañadores.

Sí, has leído bien: esas prendas coloridas y elásticas que nos encanta llevar a la playa o a la piscina pueden estar desprendiendo silenciosamente diminutas fibras de plástico cada vez que nos damos un chapuzón. Pero, ¿cómo ocurre esto exactamente y qué podemos hacer al respecto? Muchos bañadores, sobre todo los diseñados para mejorar el rendimiento o la durabilidad, están fabricados con fibras sintéticas como el poliéster, el nailon o el elastano. Aunque estos materiales ofrecen ventajas como el secado rápido y la elasticidad, también tienen un lado oscuro, desprenden microplásticos cuando se exponen al agua y a la fricción.

Contaminación playas

Cada vez que usamos y lavamos nuestros bañadores, ya sea en el mar o en la lavadora, innumerables fibras microscópicas se desprenden y entran en el medio ambiente. Esto, porque hay microplásticos en los bañadores. ¿Y cómo se produce esta liberación de microplásticos? Hablamos de tres aspectos principalmente: los microplásticos añadidos intencionalmente a las prendas, el lavado de ropa y el propio tejido de la ropa de baño.

Soluciones

La normativa europea dedicada a las Sustancias Químicas (Reglamento REACH) ya se ha puesto manos a la obra. Una de las últimas revisiones ha sido para restringir el uso de micropartículas de polímeros sintéticos añadidas intencionadamente a los productos (Reglamento (UE) 2023/2055). Se prohíbe el material de relleno granular utilizado en cosméticos en los que los microplásticos se emplean para usos múltiples. Entre ellos, la exfoliación o la obtención de una textura, fragancia o color específicos, así como purpurina, detergentes, productos sanitarios o medicamentos, entre otros. 

Aunque sin duda, la forma más habitual de liberación de microplásticos se produce durante el lavado de la ropa. La mayoría de las telas sintéticas están hechas de fibras de plástico que se desprenden durante el lavado. Estas fibras son demasiado pequeñas para ser filtradas por los sistemas de tratamiento de aguas residuales y, por lo tanto, terminan en los ríos, donde pueden ser ingeridas por la vida submarina y entrar en la cadena alimentaria. Vamos, que ¡nos los comemos!

¿Qué hacer al respecto?

¿Cómo se puede reducir la liberación de microplásticos durante el lavado? Está claro que es un reto global, pero aquí tienes algunos consejos que puedes aplicar en tu casa:

  1. Lavado con carga completa: Lavar la ropa solo cuando la lavadora esté completamente llena. Esto puede reducir la cantidad de fibras de plástico liberadas, ya que hay menos fricción entre las prendas durante el ciclo de lavado.
  2. Lavado en frío y ciclos suaves: Usar agua fría y ciclos de lavado suaves puede ayudar a reducir la cantidad de fibras de plástico que se desprenden de la ropa durante el lavado.
  3. Bolsas de lavado de microplásticos: Utilizar bolsas de lavado especialmente diseñadas para atrapar las fibras de plástico durante el lavado puede ayudar a prevenir su liberación en el agua.
  4. Uso de filtros de agua: Instalar un filtro de agua en la lavadora puede ayudar a capturar las fibras de plástico antes de que ingresen al sistema de alcantarillado y, eventualmente, al medio ambiente.
  5. Prendas de fibras naturales: Optar por prendas fabricadas con fibras naturales, como el algodón, el lino o la lana, en lugar de telas sintéticas.

¿Y qué pasa con mi bikini o bañador cuando me meto en el agua? La clave está en elegir bien. Cuando compres bañadores, opta por prendas fabricadas con materiales naturales y biodegradables. Estas opciones no sólo son mejores para el medio ambiente, sino que también suelen ser más transpirables y cómodas. Incluso los bañadores fabricados con tejidos reciclados a partir de botellas de plástico recicladas, que están super de moda, siguen siendo técnicamente de plástico, lo que significa que es posible que sigas arrojando al mar un montón de microplásticos.

Bañadores sostenibles

Otra idea importante es, como siempre, reducir y reutilizar. Prolonga la vida útil de tus prendas de baño con los cuidados adecuados y evitando compras innecesarias. Invertir en piezas de calidad y atemporales puede ayudar a minimizar la necesidad de reemplazar los bañadores cada temporada.

Ahora que conoces la alerta de los microplásticos en tus prendas de baño, ¡es hora de pasar a la acción! Pero no te preocupes, no se trata de renunciar a esos días de sol y playa. ¡Todo lo contrario! Se trata de disfrutar de nuestras playas de una manera más consciente y responsable.

Así que la próxima vez que te pongas tu bikini o bañador, hazlo con la certeza de que estás tomando una poderosa medida para proteger nuestros preciosos ecosistemas marinos. Recuerda que hay microplásticos en los bañadores. Cada elección cuenta, incluso cuando se trata de algo tan trivial como la elección de tu traje de baño. Y mientras estás ahí, disfruta del sol y el agua, pero hazlo con respeto. Después de todo, no hay nada como un buen chapuzón para recargar energías. 

Redacción The Reason Behind